Llámanos al número gratuito 919049990

Contratos de préstamoMuchas son las implicaciones que tiene la solicitud de financiación, y en este caso, de financiación de préstamos. Pero, ¿nos hemos parado alguna vez a pensar realmente en otros aspectos diferentes a los tipos de interés o plazos de devolución que supone su solicitud?


El contrato de préstamo mercantil

Cuando hablamos de préstamos, muchas veces nos centramos tan solo en los aspectos económicos y dejamos parcialmente de lado otro aspecto que resulta fundamental a la hora de consolidar el acuerdo. Este aspecto no es otro que el aspecto legal.

Todas las operaciones financieras tienen intrínseco aspectos legales a los que merece –y mucho- la pena atender. Aspecto que, como no podía ser de otra manera, vamos a hacer alusión a lo largo de este post. Pero entonces, ¿qué es un contrato de préstamo? Un contrato de préstamo es aquel por el que el prestamista entrega un objeto o cantidad de dinero determinada al prestatario, el cual se compromete mediante dicho acuerdo legal a restituirlo con posterioridad en un plazo también fijado a través del contrato en cuestión.


Figuras de los contratos de préstamos

Dos son las figuras fundamentales que nos encontramos en todo contrato de préstamo y que vamos a ver a continuación: prestamista y prestatario.

Prestamista

Se entiende por prestamista a aquella persona/personas que entrega un bien o una cantidad de dinero determinada, y que, mediante el acuerdo establecido en el contrato mercantil, es beneficiario de percibir lo prestado según las cláusulas fijadas por dicho acuerdo.

Prestatario

Proviene del latinismo praestatus, y se refiere a aquella persona que recibe una cantidad de dinero determinada o un objeto. Éste se verá obligado a devolver lo recibido –más los intereses que se establezcan- en un tiempo y plazo determinado fijado por el contrato de préstamo mercantil.


Tipos de contrato de préstamo mercantil

Quizá la definición anterior nos resulte demasiado genérica, pues engloba tanto a préstamos bancarios como aquellos préstamos otorgados por diferentes alternativas financieras entre los que encontramos, entre otros, préstamos entre particulares. Es por este motivo que vamos a diferenciar los tipos de contrato de préstamo mercantil existentes.

Contrato de préstamo bancario

En primer lugar nos encontramos con el contrato de préstamo más conocido por todos: el contrato de préstamo bancario. Es un tipo de préstamo mercantil específico regulado a través del artículo 311 Código de Comercio de 1885, el cual califica como mercantil el préstamo en el que “alguno de los contratantes fuere comerciante” tal y como son las entidades financieras y bancarias.

Contrato de préstamo mercantil por Crowdlending

Como sabemos, el Crowdlending es un tipo de financiación alternativa por la que inversores particulares fondean las necesidades de financiación de diferentes empresas o particulares en este caso por medio de préstamos, todo ello a través de una plataforma online que permite la puesta en contacto entre ambas partes.

Pero, ¿nos hemos parado alguna vez a pensar cuáles son las leyes que regulan este tipo de contratos de préstamo? En primer lugar, se trata de un contrato de préstamo mercantil como su propio nombre indica, por lo que, al igual que los contratos de préstamo bancarios, éstos se encuentran regulados por el artículo 311 del Código de Comercio.

Las peculiaridades vienen ahora. En el caso de las plataformas de financiación participativa como MytripleA, la figura de prestamista la adquieren todos los particulares que financian el proyecto, de modo que si nos paramos a pensar, podríamos decir que tendrían que existir tantos contratos de préstamo mercantil como inversores hubiese. Sin embargo, MytripleA agiliza todos estos trámites para que la financiación llegue a las empresas mucho más rápida. ¿Cómo lo hace? Para ello MytripleA, en sus términos y condiciones para inversores establece una orden de mandato por la cual el inversor otorga a la empresa el poder de firmar este contrato de préstamo mercantil en su nombre.

Así, en los contratos mercantiles de préstamos entre particulares por Crowdlending firmados por MytripleA, la figura del prestatario residirá en la empresa a la que se le haya otorgado la financiación, y la figura del prestamista en MytripleA en nombre de todos los inversores, apareciendo en el contrato de préstamos todos los inversores que han participado.

Contrato de préstamo infografía

Elementos fundamentales del contrato de préstamo

Los elementos más importantes del contrato de préstamo, que tienen que aparecer para que éste tenga validez, son los siguientes:

  1. Importe: en el caso de los contratos de simple préstamo (de dinero) se establecerá la cantidad que se ha prestado, y si se trata de un contrato de simple préstamo de cosa fungible, la cantidad por la que dicha cosa se encuentra valorada. El importe debe estar cifrado en una divisa determinada.
  2. Vencimiento: otro de los aspectos fundamentales es el vencimiento del contrato. El plazo en el cual la cosa o dinero prestado tiene que ser devuelto en su totalidad. Para ello se puede establecer la fecha de vencimiento o su duración.
  3. Intereses: la cantidad tendrá que ser devuelta con unos intereses dados fijados a través de la cláusula correspondiente a los intereses. Aquí se tendrá que fijar el tipo aplicable (si es un tipo fijo o un tipo variable); la periodicidad de liquidación de los intereses (si es mensual, trimestral…); la existencia o no de un periodo de carencia; y por último la forma del cálculo de los mismos a partir del tipo de interés.
  4. Amortización: la manera en la que se amortiza el capital deberá aparecer reflejada en el contrato de préstamo mercantil (ya sea única al vencimiento, constante periódica o hallada por otros sistemas de amortización).
  5. Comisiones: establecer las comisiones devengadas en la operación de préstamo a las que el prestatario deberá hacer frente (comisiones de apertura, etc.).
  6. Causas de vencimiento anticipado: en ellas se establece la posibilidad o no de que el contrato pueda vencer antes de  la fecha prevista y, en su caso, las consecuencias que tendría.

Sin duda, una serie de elementos que merece la pena tener en cuenta una vez se vaya a firmar un contrato de préstamo mercantil. Compártelo para que tus amigos conozcan todo sobre este tipo de contratos.

Gracias por leernos

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

¿Necesitas ayuda?

Llámanos al 975 245 192 o pon aquí tu móvil y te llamamos nosotros. Un gestor personal te atenderá personalmente y sin compromiso.