Llámanos al número gratuito 919049990

Invertir en StartupsBlablacar, Wallapop, AirBnB… Seguro que estos nombres te resultan más que familiares. Empresas tan variopintas como las que acabamos de nombrar anteriormente dedicadas al transporte, a la venta al por menor y al sector servicios, respectivamente, que a pesar de sus aparentes diferencias tienen algo en común: son startups.

Si hay una palabra que no para de sonar últimamente en charlas, eventos, webinars… que narran acerca del sector empresarial, es la palabra startup. Una tendencia empresarial que parece que ha llegado para quedarse, sobre todo en España, país que se consolida como referente de iniciativas empresariales que han atraído y siguen atrayendo la atención de empresarios e inversores de todos los rincones del mundo.


Para invertir en startups, primero hay que conocer qué son realmente las startups

Seguramente a estas alturas todavía no tenemos del todo claro a qué nos referimos cuando hablamos de startups. Para terminar del todo con estas dudas –sí, confiamos en que después de este post tengas total convicción sobre invertir en startups españolas- vamos a plantearnos la pregunta que muchos se hacen: ¿se llama así ahora a las empresas de nueva creación? La respuesta es, como en la mayoría de los casos, depende. Depende porque cuando hablamos de startups nos referimos a empresas de nueva creación pero que han de cumplir una serie de requisitos para que sean consideradas como tal.

Por lo tanto, para que una empresa de nueva creación sea considerada startup, ha de presentar grandes posibilidades de crecimiento y, sobre todo, que sea escalable (son aquellas que cuentan con una estructura mínima y ofrecen un gran margen). Este tipo de empresas son empresas emergentes con una gran base tecnológica y que cuentan con ideas novedosas que tratan de facilitar procesos complicados.


Características de las startups

Para terminar de asentar este término, vamos a pasar a nombrar cuáles son las características básicas de una startup, además de lo ya nombrado (escalabilidad y estructura tecnológica):

Cuentan con ideas que buscan irrumpir en el mercado y cambiar las reglas y equipos multidisciplinares

La mayoría de las startups aterrizan con ideas poco convencionales que buscan cambiar las reglas de los agentes de juego establecidos en el mercado. Un ejemplo claro de esto es BlablaCar. Además, cuentan con un equipo multidisciplinar para enriquecer los procesos productivos y favorecer a la innovación.

Son compañías jóvenes y cercanas al cliente

Como tal, son empresas que nacen de una idea y que generalmente necesitan inversores. Por lo que, si las empresas cuentan con los requisitos que más adelante vamos a ver para que se trate de una empresa exitosa, quizá tendremos que plantearnos la opción de invertir en startups.

Cambiantes y en continua evolución

Una empresa que no se adapta a los constantes cambios producidos por el entorno NO es una startup, es una empresa con una filosofía anticuada que nada tiene que ver con la visión de negocio de una startup. Una de las premisas básicas de este tipo de empresas es que intentan crecer, mejorar y evolucionar constantemente. De ahí que muchas de estas empresas instauren en su filosofía empresarial el precepto japonés “Kaizen” (cambio a mejor).

Utilizan metodologías diferentes y modelos de negocio totalmente disruptivos

Se sabe que una de las claves para que un negocio funcione, es en un 90% su modelo de negocio. Esto es un dato que las startups conocen y por ello implantan metodologías como el “lean startup”. Se trata de una metodología basada en el “aprendizaje validado” donde se realizan constantes iteraciones en los diferentes procesos. El objetivo es acortar los ciclos de desarrollo y detectar cuáles son y cuáles no son los procesos que llevan a la empresa al éxito.


¿Cómo saber en qué startups invertir mi dinero?

Uno de los aspectos en los que nos tenemos que fijar para financiar en startups, es la proyección de ingresos de la misma. Todo ello tiene mucho tiene que ver con su tasa de crecimiento. Esto no es más que conocer a qué tasa crecen los ingresos para saber si una startup tendrá futuro o no. ¿Complicado? Si te parece que este método es complicado, querrás conocer algún mecanismo que facilite su hallazgo.

Se estima que la tasa de crecimiento ideal para que una startup tenga proyección de futuro y por ende, éxito, oscila entre el 5 y 7% semanal. De modo que si los ingresos son superiores a estas cifras, es muy recomendable invertir en la startup en cuestión.

¿Cómo saber entonces cuándo será rentable y a partir de ahí comenzar a invertir en startups?

Para ello tenemos que tener en cuenta no solo las ventas semanales y su tasa de crecimiento intersemanal, sino también cuáles son los costes en los que incurre la empresa para su desarrollo.

Teniendo en cuenta esto, tendremos que hacer las estimaciones y cálculos pertinentes para conocer la fecha en la que la startup será rentable.

Por otro lado, podemos seguir los consejos que otorgan desde Institutional Venture Partners tras su análisis de 70 startups que crecieron y se abrieron a la bolsa. Para saber la viabilidad futura que obtendrá la empresa, debemos atender a las ventas realizadas los 4 años anteriores a su apertura en venta. Así, si las empresas tenían una venta entre 1 y 25 millones de dólares, su tasa de crecimiento era de 133%; si las ventas eran entre 150 y 500 millones, la tasa de crecimiento anual era del 38% anual. Por lo tanto, atendiendo a esto, podemos decir que es favorable invertir en startups que tienen una tasa de crecimiento entre el 5 y 7% semanal en sus ventas, y unas ventas en sus primeros cuatro años de entre 1 y 25 millones de dólares.


Invertir en startups en España

Después de saber esto seguro que ya ha echado mano de Internet y se ha puesto a buscar como loco las cuentas de todas las startups españolas. Para facilitarle esta tarea, queremos contarte cuáles son las startups españolas que más importancia están tomando en España. ¡Atento al dato!

Economía colaborativa

Uno de los sectores que más importancia está tomando últimamente es el de la economía colaborativa. Surgen ahora startups que buscan poner de acuerdo a todos aquellos que se preocupan de manera activa por la economía colaborativa con el objetivo de ayudar al resto, y por qué no, ahorrarse unos eurillos.

Aquí aparecen actores como BlablaCar, Amovens (transporte entre particulares); BeMate y AirBnB (alojamiento entre particulares); Wallapop (venta al por menor de productos de segunda mano), Relendo (plataforma de alquiler de productos entre personas que se encuentran cerca), etc.

Empresas Fintech

Otra de las palabras que nos resulta cada día más familiar es Fintech. Son aquellas empresas que unen las finanzas con la tecnología. Algunas de estas empresas pueden ser Fintonic (gestión de las finanzas de particulares), Housers (inversión en inmuebles entre particulares) o MytripleA (plataforma de crowdlending que permite invertir en startups que buscan financiación).

Empresas tecnológicas

Aunque la base tecnológica la tengan todas las startups, algunas de ellas se dedican de lleno al mundo tecnológico. Startups como Proximus (plataforma que aplica el conocimiento sobre big data para saber qué ocurre exactamente en los pasillos de un supermercado); Wide Eyes Technology (reconocimiento de imágenes y búsqueda visual); o Anfix (simplifica a pymes y autónomos el llevar las cuentas de su negocio) son una apuesta segura para invertir en startups.

¡Conoce todo sobre invertir en startups con nuestra infografía!

Invertir en Startups infografía

¡No esperes más e invierte en startups con MytripleA! Registrate gratis


Gracias por leernos

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

¿Necesitas ayuda?

Llámanos al 975 245 192 o pon aquí tu móvil y te llamamos nosotros. Un gestor personal te atenderá personalmente y sin compromiso.