Llámanos al número gratuito 919049990

estrategia inversiónExisten infinidad de estrategias de inversión en el mundo financiero y conocerlas e implementarlas de la mejor manera, es muy importante para conseguir el mayor éxito en las inversiones realizadas. 

Cada inversor escoge la suya propia y, generalmente, va ligada a las preferencias de cada uno. En ella, se determinará el plazo de inversión, el riesgo que se está dispuesto a asumir e infinidad de factores que definirán los rasgos esenciales de los inversores.


Pero, ¿qué es una estrategia de inversión?

En el mundo de las finanzas, una estrategia de inversión es un conjunto de reglas, acciones, comportamientos y procedimientos organizados, dirigidos a la creación y gestión de una cartera de valores propia.

La estrategia de inversión no es única para todos los inversores pues cada una tiene sus ventajas o desventajas, sus riesgos, objetivos o rentabilidades. Cada una irá ligada a las necesidades, deseos o formas de canalizar las finanzas de cada inversor.

Factores en una estrategia de inversión

Las estrategias de inversión se basan principalmente en dos factores principales:

  • Riesgo de la inversión
  • Retorno de la inversión

Además, para garantizar una mejor estrategia, es conveniente que giren en torno a unos objetivos que puedan ser medibles y analizables. De esta forma, aspectos menos ventajosos para la estrategia de inversión se pueden modificar consiguiendo así una estrategia más beneficiosa.


Tipos de estrategias de inversión 

Por norma general las carteras de inversión o de valores se componen de diferentes activos que se desarrollan en diferentes plazos, pero siempre van a predominar activos financieros a un determinado periodo de tiempo, corto plazo, medio o largo, que definirán la temporalidad de las diferentes carteras y con ello, el tipo de estrategia llevada a cabo.

Además, esto va unido a los diferentes perfiles de inversor. Los perfiles de inversor son características personales, propias e independientes de cada persona a la hora de analizar el mercado financiero de los diferentes activos y proceder a la toma de decisiones de inversión.

De esta forma podemos diferenciar 3 estrategias en función de los plazos que, por ende, iran directamente relacionadas con los diferentes perfiles de inversor existentes.

Estrategias de inversión a corto plazo

Se entiende como estrategia de inversión a corto plazo aquellas que se realizan sobre activos financieros que cuenten con periodos inferiores a un año. 

Son estrategias sobre carteras de inversión más características de inversores arriesgados que buscan rentabilizarse en el menor lapso de tiempo y que, debido a su baja aversión al riesgo es más propenso a realizar actividades en el corto plazo que, por lo general, conllevan un mayor riesgo. 

Estrategias de inversión a medio plazo

Las estrategias de inversión en el medio plazo, tienen diferentes consideraciones pero por norma general se definen aquellas decisiones de invertir que se desenvuelven en plazos de uno a cinco años.

Si, por ejemplo, se invierte en bolsa en medio plazo se evita caer en pasividades que otorga el largo plazo o, por el contrario, volverte loco con las oscilaciones en los valores de las acciones.

Otro ejemplo, son las inversiones en préstamos garantizados por SGR de MytripleA. Son operaciones de inversiones que se desarrollan en periodos desde 36 meses y arrojan rentabilidades aseguradas del 2% anual + Euribor. Además, con ellas evitas el riesgo a perder la inversión realizada.

Estrategia de inversión a largo plazo

Se consideran estrategia de inversión a largo plazo aquellas que se realizan en un periodo de tiempo superior a cinco años.

La aversión al riesgo de los inversores que llevan a cabo este tipo de estrategias es muy elevada. Los productos financieros de inversión a largo plazo, suelen ser productos cuyas rentabilidades no son el punto fuerte. Llevan asociado un nivel de seguridad bastante elevado por lo que el inversor moderado va a ser el principal constituyente de este tipo de estrategia.


5 recomendaciones existen para crear una buena estrategia de inversión

Algunos consejos para constituir tu propia estrategia de inversión que se identifique con tu perfil y sea lo más eficaz y eficiente posible son los que se detallan en la siguiente infografía:

Infografía estrategia inversión

Marcarse unos objetivos reales

Hay que tener claro a donde se quiere llegar. Marcase una meta en cuanto a rentabilidades o beneficios, facilitará la toma de decisión de inversión.

No permanezcas en el mismo activo financiero

No es recomendable que escojas un único producto de inversión permanentemente. Hay que evitar el estancamiento y el valor de muchos productos pueden cambiar con el tiempo.

Evita las tendencias o modas

No te guíes por las modas. Por muy bueno que parezca un producto o la tendencia de un valor, puede saturarse. Además, otros factores externos que influyen en el mercado financiero, pueden cambiar repentinamente haciendo de la moda un fracaso. 

Estate alerta de los cambios

Es muy importante que estés alerta de los cambios y oscilaciones. En muchos productos financieros factores externos hacen que todo cambie en cuestión de segundos, a no ser que te guíes por productos seguros con unas condiciones ya determinadas. Las inversiones garantizadas por SGR en MytripleA no se ven afectadas por factores externos.

Aprende de los errores cometidos

Si una estrategia es errónea o no ha sido bien determinada, cámbiala. No mantengas la estrategia y ponle sentido común guiándola por lo más beneficioso para tu cartera.

¡Muchas gracias por leernos!

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

¿Necesitas ayuda?

Llámanos al 975 245 192 o pon aquí tu móvil y te llamamos nosotros. Un gestor personal te atenderá personalmente y sin compromiso.