Llámanos al número gratuito 919049990

En la noticia publicada el mes de Marzo en el medio la información se afirma que el 90% de los profesionales del crowdlending cree que la colaboración con la banca aumentará en 2017. Trasladamos esta cuestión tan tratada en el mundo del Fintech a nuestros expertos. 

¿Estamos en un escenario de colaboración o de competencia entre la banca y el fintech? ¿Cómo creéis que evolucionará la situación?

Colaboración o competencia entre Fintech y Banca
Colaboración o competencia entre Fintech y Banca

11 Respuestas

Pablo Blasco

Profesor y director de FintechSpain. @Pablo_BlascoB

09/05/2017

De momento, parece que la colaboración entre ambas partes va encaminada hacia tres segmentos: pagos, tecnología biométrica y blockchain.

En el caso de crowdlending, creo que las plataformas tienen que mostrar qué valor añadido ofrecen a la banca tradicional. También estamos en un momento en el que las entidades financieras están definiendo su estrategia a futuro, por lo que no se puede descartar que exista cierta colaboración

En este sentido, la banca (tradicional y digital) tendrá que decidir si opta por una estrategia orgánica o por alianzas (vía Open Banking, APIs, marketplaces, etc).


Diego Azorín Durruty

Director General de BigBank. @diegoazorind

09/05/2017

El sector bancario se enfrenta en la actualidad a grandes desafíos como los cambios regulatorios que implican un gran trabajo de adaptación. Pero también debe abordar con mayor decisión la digitalización que durante los últimos años ha dejado un espacio para la aparición de diversas start-ups, donde especialmente las Fintech se han posicionado como las principales propulsoras del cambio e innovación, obligando al sector financiero tradicional a reaccionar para no perder el paso frente a estas nuevas compañías. 

Actualmente se produce un fenómeno de contraposición entre unos y otros. Por un lado, muchas empresas Fintech en España y en el mundo consideran que los bancos han puesto su foco en el nuevo marco regulatorio en lugar de satisfacer las necesidades del cliente, cada vez más digital, además de que por sus propias infraestructuras son poco eficientes. Por su parte la banca ve en muchos casos como las Fintech son empresas menos reguladas y que no están compitiendo en el mercado en las mismas condiciones que ellos y por tanto generan menos confianza, a lo que se suma que no pueden ampliar su oferta de servicios como consecuencia de su tecnología inmadura y aún pendiente de validar en el largo plazo.

Estas visiones claramente deben cambiar, no puede haber un enfrentamiento banca vs Fintech. Poco a poco ambos mundos deben ir acercándose, el sector Fintech empieza a tener más regulaciones y debe tener en cuenta que colaborar con los jugadores más tradicionales redundará en consolidar su negocio y crecimiento. En contrapartida, los bancos deben tomar conciencia de que estas empresas son laboratorios de innovación que les permitirán acelerar su evolución y mutación hacia bancos con servicios más digitales. Estas empresas innovadoras están mostrando al sector tradicional nuevas oportunidades y modelos de negocio, con menores costes, mayor velocidad y elementos que las empresas de servicios financieros deben tomar en cuenta y analizar.

Por tanto, es clave entender y encontrar esos puntos de unión, que pueden hacer a ambos más fuertes, por tanto, es fundamental conocer dónde las empresas más “disruptivas” y la banca tradicional tienen sus mayores fuerzas competitivas. 

La fuerza de las Fintech en el sector financiero radica en su libertad para utilizar la tecnología más innovadora disponible para construir interfaces para clientes más sencillas y accesibles, buscando una mejor experiencia de usuario. Además, han demostrado ser mejores y más rápidas en extraer conocimiento del cliente para ofrecer un mejor servicio y tomar decisiones ágiles.

Los bancos, por otro lado, siguen conservando algunas ventajas competitivas a pesar de los crecientes desafíos derivados de las presiones regulatorias, así como del rápido ritmo de la tecnología. La banca tradicional cuenta con relaciones duraderas con sus clientes, están más regulados, y tienen una visión profunda de la infraestructura financiera global. 

Recientemente hemos visto cómo grandes bancos han tomado el control de negocios Fintech, BBVA adquirió Holvi en Finlandia y Atom Bank en el Reino Unido. También hay un incipiente movimiento hacia modelos de colaboración en el cual las Fintech consiguen fondos para sus operaciones dando como contrapartida tecnología. Y también hemos visto como una Fintech ha adquirido un banco, 4finance adquirió el año pasado TBI Bank en Bulgaria.

Pero, ¿qué más podemos ver en el futuro? ¿Por qué no podemos imaginar un escenario donde algunas de estas nuevas compañías se unan para potenciar su oferta al mercado, acercándose más al modelo de negocio de un banco universal? También creo que veremos más adquisiciones de Fintech por parte de la banca y Fintech absorbiendo bancos. El sector Fintech se regulará cada vez más, aproximándolo al marco regulatorio de la banca, lo que puede producir un ajuste en el número de compañías, cambiando por completo el mapa Fintech en España y el mundo. Aquellos bancos que sean incapaces de innovar y de transformar sus modelos de negocio a un entorno mucho más digitalizado acabarán desapareciendo. 

En Bigbank entendemos que no hay un ellos o nosotros, como nos gusta decir “somos un Banco con corazón Fintech”, así lo sentimos y así lo vivimos. Como conclusión final, creo que estamos obligados a entendernos, aunque suene como un tópico, “la unión hace la fuerza”.


Martín Huete

Analista de inversión, confundador de Finizens. @martinhuete

09/05/2017

Personalmente pienso que ambas cosas, al realizar las fintech determinados servicios financieros que antes eran patrimonio exclusivo de la banca lógicamente entraran en competencia, pero al mismo tiempo habrá ámbitos de colaboración como el ejemplo que hemos realizado con Evobanco desde Finizens.


José María Casero

Docente, conferenciante y bloguero. Alkanza. @JoseMariaCasero

09/05/2017

Deberíamos de hablar, primero de competencia, en la medida que los recursos de las plataformas fintech y el importe de la operación solicitada por el cliente, lo permitan. Y, en segundo lugar, colaboración en aquellas operaciones en las que las características de la operación aconseje diseñar una estructura de financiación en la que incluir a los bancos, e incluso, por qué no, a otras plataformas para llevar adelante la financiación solicitada. 

Mi apuesta es una competencia cooperativa entre fintech y banca. 


Mario Cantalapiedra

Economista, escritor técnico y docente. @mcantalapiedra

09/05/2017

Estamos viviendo los primeros acuerdos entre empresas fintech y bancos, y sinceramente creo que irán a más en el futuro. Están condenados a entenderse y convivir, puesto que si bien las fintech se especializan en nichos del negocio bancario donde son más eficientes, por regla general, necesitan y necesitarán la infraestructura bancaria para poder operar. Para mí la financiación fintech es más complementaria que sustitutiva de la bancaria, aunque habrá perdedores y ganadores en ambos bandos, es lo que tiene operar en un entorno que evoluciona tan rápidamente.


Jacobo Ferrando

Agente financiero. Lasfinanzascambian. @JacoboFerrando

09/05/2017

Bueno, mi opinión acerca de esto es bien conocida al respecto: Banca y Fintech deben entenderse y colaborar. Afortunadamente, estamos teniendo claros ejemplos de esto en diferentes partes del globo con tecnológicas trabajando con entidades financieras para la incorporación de mejores sistemas de aproximación a los clientes y con las propias entidades lanzando programas de aceleración de startups fintech con el fin de seguir investigando en este campo. Cada vez más se habla del "banking as a plataform", es decir, la banca tradicional como base del sistema y diferentes APIS conectadas para ofrecer los distintos servicios a los usuarios/clientes. El primero en mencionarlo hace años fue Francisco González, presidente del BBVA, y hoy se le suman todos aquellos que no entendían o no veían que la revolución del sector financiero pasaba, inexcusablemente, por eso. Hay que trabajar y mucho por trasladar los beneficios de esta relación a los clientes y para ello la aplicación de MiFID II es indispensable. Los nuevos tiempos ya están aquí. Cuanta más colaboración haya entre los distintos actores del sector financiero más transparencia y mejor servicio abrazaremos. Preparados para la banca sin los bancos


Tono Brusola

CEO de Housers, @tonobrusola

09/05/2017

Ni competencia, ni colaboración, sino ambos. Es muy sencillo de manera explicar:

Las nuevas Fintech por un lado proporcionan servicios que la banca tradicional venía prestando, con una mayor rapidez y un menor precio al usar la tecnología y generalmente un canal de distribución más barato como es Internet. Aquí las fintech compiten directamente, al ser un player más en la prestación de esos productos o servicios. En este caso, lo que vemos es un movimiento de la banca hacia esa digitalización de muchos de sus servicios y/o a alianzas. Ejemplos claros son los préstamos a empresas, a particulares, el intercambio de divisas, etc. 

Y por otro, existen las nuevas Fintech, que o bien proporcionan nuevos productos, o bien mejoran algunos de los servicios internos de la banca. En estos casos, las nuevas compañías Fintech son empresas con vocación de colaborar con la banca, bien para proporcionar nuevos productos, de inversión, ahorro, información, etc, o bien para reducir los costes internos del banco.

Como siempre, cuando se innova en una industria, siempre se habla de colaboración o competencia, cuando en realidad se trata de una mezcla de ambas situaciones. Las empresas tradicionales que se adaptan o colaboran más rápidamente, son las que más ganan en el medio plazo.


Jorge Segura

Economista, auditor de cuentas y bloguero. @jorgel_segura

09/05/2017

Hace tres años, cuando esto empezaba a despegar podía haber opiniones distintas. Muchos matices, dudas. Había un punto de incertidumbre. Algunos hablábamos de coopetición (colaboración + competencia).

Hoy no existe ninguna duda de que la banca tradicional y las empresas fintech, en sus diferentes vertientes, tienen la necesidad de colaborar.

No existe otra salida para un proyecto que quiera ser ambicioso.

Por un lado los bancos necesitan a las fintech por su innovación, talento y desarrollo de soluciones que son muy complicadas dentro de la estructura de una entidad financiera. Por el otro lado las fintech necesitan a los bancos por su experiencia, respuesta a los desafíos regulatorios a nivel trasnacional y porque, a fin de cuentas, son los depositarios últimos del dinero de particulares.

Por esta razón, en España, casi todos los bancos se han puesto a crear lanzaderas. Externalizan el proceso de innovación financiera; con que les salga bien una habrán rentabilizado la inversión de lanzar este tipo de iniciativas.

En el último proyecto que estamos llevando a cabo en Estados Unidos con PGLAB la línea estratégica más importante es precisamente esta; implementar diferentes soluciones de empresas fintechs en un banco tradicional. Vamos a crear un panel de partnership muy ambicioso. Lo tenemos clarísimo. 


Jorge Antón

CEO de MytripleA, @jasmytriplea

09/05/2017

Las trabas que impone la banca a la hora de solicitar financiación ha propiciado el auge del fintech como forma alternativa de financiación para las nuevas startups familiarizadas con estos servicios.

Las facilidades que brindan estas plataformas online son claras: rapidez, sencillez y transparencia, por lo que la sociedad ha implantado en ellas la confianza que la banca tradicional ha ido perdiendo.

Lo ideal sería una colaboración entre ambas para conseguir el clímax que ya en muchos países, como Reino Unido, se viene haciendo desde ya hace años. Además, ya son varios estudios los que afirman que se incrementará, en un futuro reciente, el porcentaje de Pymes que se lanzarán a estas fuentes innovadoras de financiación. Por ello, me reafirmo aún más en mi teoría de que debería existir esta colaboración entre banca y plataformas Fintech y dejar atrás el tópico de verlo como competencia.


Rodrigo García de la Cruz

Vicepresidente AEFI, director programa IEB. @rgarciadelacruz

10/05/2017

Según la encuesta realizada en el último FinTech Unconference, solo el 17% de las FinTech españolas veían a los bancos como un competidor, el resto como un colaborador en diferentes líneas de negocio. Pero, ¿cómo ve la banca a las FinTech? No lo sabemos, pero cada día más como un colaborador, aunque aún no sea algo generalizado. Mi visión es que los bancos deberán utilizar a las FinTech como un Driver de aceleración de la Innovación si quieren competir en el complejo futuro que viene.


Alberto Molpeceres

CEO de Besepa, @besepacom

17/05/2017

Desde mi punto de vista fintech y banca están llamados a colaborar. No soy muy partidario de ese intento de confrontar a los bancos tradicionales y a las startups que ofrecen soluciones alternativas. No hay duda de que los servicios más especializados que ofrecen las fintech para cada eslabón de la cadena financiera se han convertido en una importante competencia para las entidades tradicionales, y, en algunos productos en concreto, sí pueden ser una amenaza a la posición de los bancos, que hasta ahora eran la única opción.

Por suerte, la entrada de nuevos jugadores está abriendo las posibilidades de elección tanto a empresas como a particulares, que encuentran alternativas más adaptadas a sus necesidades, una mayor agilidad y sencillez en sus operaciones, así como más transparencia en lo que tenga que ver con su dinero.

Sin embargo creo que por encima de ese escenario de rivalidad, las fintech constituyen también una oportunidad de colaboración para los bancos en las que ambos pueden ganar: los bancos por la posibilidad de encontrar en ellas un aliado en su camino hacia la digitalización, que les permita mejorar su oferta de servicios o añadir otros más novedosos y adaptados a lo que hoy demandan los clientes; mientras que las startups fintech pueden beneficiarse de esa mayor capacidad para llegar al público que tienen los bancos. Implantación, por un lado, frente a dinamismo, innovación y mejora de la experiencia de usuario, por el otro. Si las ventajas de ambos se unen en una misma oferta, todos ganan. 

Ni las fintech van a acabar con los bancos, ni éstos van a poder impedir su continua progresión. Tampoco creo, insisto, en que deba presentarse como una "lucha", sino que habrá espacio para aquellos que lo hagan bien sean entidades "de siempre" o nuevas. En el futuro, ambos, viejos y nuevos actores, tendrán que acostumbrarse a cohabitar, compartir un espacio común, cada cual con sus fortalezas y puntos débiles. 


¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

¿Necesitas ayuda?

Llámanos al 975 245 192 o pon aquí tu móvil y te llamamos nosotros. Un gestor personal te atenderá personalmente y sin compromiso.