Amortización

< Volver

Esta vez vamos a hablar de un concepto bastante utilizado en ámbito económico, su conocimiento es clave para entender una gran parte del mundo de las finanzas.

La amortización  puede ser entendida desde dos puntos de vista y su definición variará en función de si se trata la amortización de un activo o la amortización de un pasivo. 


AMORTIZACIÓN DE UN ACTIVO

En este caso el concepto de amortización hace referencia a la depreciación de los activos y es utilizado en la contabilidad de una empresa. Se trata de la pérdida de valor irreversible y sistemática que sufren los activos corrientes y no corrientes de una empresa, normalmente estos activos hacen referencia al inmovilizado material o inmaterial, al inmovilizado intangible y las inversiones inmobiliarias. Esta pérdida de valor se debe principalmente al paso del tiempo que también afecta a bienes materiales o inmateriales de una empresa. Dicha amortización puede ser producida por dos motivos:

  • Como consecuencia de su uso en la actividad económica que realiza la empresa a lo largo del tiempo.
  • Como consecuencia de una obsolescencia tecnológica que sufre el bien por la aparición de nuevos equipos o procedimientos más avanzados tecnológicamente que lo dejan obsoleto.

Esta pérdida de valor de los activos queda reflejada contable y fiscalmente en la empresa realizando los ajustes de valor correspondientes para que la contabilidad se aproxime a la realidad.

Pongamos un ejemplo: Imaginemos que una empresa compra una maquinaria determinada para realizar su actividad, esto supondrá un gasto para la empresa. Sin embargo fiscalmente no sería correcto repercutir todo el gasto en un mismo año si realmente esta máquina durará unos cuantos años, por eso, lo que se hace contablemente es repartir el gasto incurrido en la compra de la maquinaria en varios años, pudiendo así repercutirlo en los ejercicios fiscales en los que la maquina se encuentre activa.


AMORTIZACIÓN DE UN PASIVO

En este caso hacemos referencia a la amortización de un préstamo. Es decir, pedimos un préstamo y por tanto debemos una cierta cantidad de dinero que irémos pagándolo periódicamente. Cada uno de los pagos que realizamos para devolver el capital está compuesto por una parte proporcional de ese capital a devolver más los intereses correspondientes por la concesión del préstamo. El acto de ir pagando dichas cuotas es lo que entendemos por amortización.


¿Qué métodos de amortización existen?

Existen varios métodos para realizar la amortización, dependiendo de la elección de uno u otro el resultado de las cuotas o importe final variará.

  1. Método de amortización francés o de cuotas constantes. Es la amortización más utilizada en España y en este caso las cuotas son siempre las mismas a lo largo de la duración del préstamo. Sin embargo, los intereses generados son cada vez menores puesto que los intereses se van aplicando al capital pendiente de devolver, que será cada vez menor y en consecuencia también sus intereses.
  2. Método de amortización americano. En este caso lo que se paga periódicamente son únicamente los intereses, mientras que el capital se amortiza de manera íntegra y de una sola vez al vencimiento de la operación.
  3. Método de amortización constante o italiano. En este método de amortización las cuotas que se debe pagar son constantes, es decir se establece una cuantía fija. Como con cada cuota se reduce el capital pendiente de amortizar, el interés de cada cuota, va disminuyendo a medida que transcurre el tiempo.
  4. El método de amortización de cuotas crecientes o decrecientes. Las cuotas que se pagan o se cobra en este caso siguen un crecimiento o decrecimiento continuado que se calcula de acuerdo a una progresión geométrica.


¿Buscas mayor rentabilidad?

Invierte desde 50€ prestando tu dinero directamente a empresas.

Invertir tu dinero

Términos relacionados :
Préstamos

< Volver


MytripleA

Plataforma de Crowdlending para empresas
¿ya estás listo?