Llámanos al número gratuito 919049990

El término rentabilidad hace referencia a la capacidad de generar beneficios.

Cuando se realiza una inversión, la rentabilidad que se va a obtener en el momento del vencimiento no es segura, se pueden tener ciertas expectativas dependiendo de las condiciones de la inversión, pero aun así pueden producirse ganancias o pérdidas; esta incertidumbre por la que atraviesa el inversor durante el plazo de la inversión se conoce como riesgo financiero.


¿Qué relación existe entre rentabilidad y riesgo financiero?

El binomio rentabilidad y riesgo está presente en toda inversión de capital que se lleve a cabo, es decir, no existe inversión que no conlleve riesgo, pero dependiendo del producto financiero en el que se invierta, tanto el riesgo como la rentabilidad aumentaran o disminuirán.


Entonces, ¿Por qué se eligen inversiones con rentabilidad y riesgo financiero elevado?

La razón de elegir la inversión en un producto financiero con rentabilidad y riesgo financiero elevado frente a otras alternativas de inversión sin riesgo es el aumento de las posibilidades de obtener una mayor rentabilidad.

Por lo que se debe tener en cuenta la rentabilidad riesgo antes de decidir por una alternativa de inversión u otra, teniendo en cuenta las siguientes premisas:

  • Ante inversiones con las mismas condiciones de riesgo, se debe elegir la alternativa que nos ofrezca una mayor rentabilidad.
  • En inversiones con rentabilidades parecidas, se debe optar por la alternativa de inversión que menos riesgo conlleve.
  • Cuanto mayor sea el riesgo de una inversión, mayor tendrá que ser también su rentabilidad, ya que es la manera de que sea atractiva para los inversores y se decidan a invertir.


Estrategias de inversión

Cada inversor tiene que decidir el riesgo que está dispuesto a asumir en la búsqueda de rentabilidad y para ello llevará a cabo una estrategia de inversión, que puede ser:

  • Conservadora: Asumir un pequeño riesgo para asegurarse una rentabilidad, aunque sea pequeña.
  • Moderada: Asumir un riesgo medio para alcanzar una rentabilidad media.
  • Agresiva: Asumir un riesgo financiero elevado con la intención de obtener grandes rentabilidades.


¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

¿Necesitas ayuda?

Llámanos al 975 245 192 o pon aquí tu móvil y te llamamos nosotros. Un gestor personal te atenderá personalmente y sin compromiso.