Llámanos al número gratuito 919049990

Una definición del plazo fijo puede ser: “Producto financiero mediante el cual una persona deposita su dinero durante un plazo de tiempo determinado recibiendo a cambio una rentabilidad“.

Un depósito según la definición de plazo fijo lo puede contratar cualquier persona. Las cantidades que se depositan no tienen que ser altas, por lo que está al alcance tanto de pequeños como grandes ahorradores.

Otra de las características dentro de la definición de plazo fijo es que es uno de los productos financieros más seguros, ya que están garantizados por el Fondo de Garantía de Depósito que cubre hasta 100.000€ en caso de que la entidad financiera donde se ha contratado el depósito entrara en quiebra y no pudiera hacer frente al pago.


Según la definición del plazo fijo ¿Qué se debe tener en cuenta antes de contratar un depósito?

  • La solvencia de la entidad financiera con la que se va a contratar el depósito. Actualmente la rentabilidad que ofrecen los depósitos a plazo fijo no son muy elevadas, por lo que si nos encontramos con un banco que nos ofrece una rentabilidad alta hay que asegurarse del porqué de esa subida del tipo de interés.
  • Las comisiones: Normalmente un depósito a plazo fijo no suele tener comisiones pero si la cuenta corriente asociada a dicho depósito que es donde se ingresará el dinero en la entidad financiera. Si estas comisiones son muy altas podríamos perder la rentabilidad obtenida por el depósito en sí.
  • El tipo de interés: Se debe tener muy en cuenta la inflación, que es el aumento generalizado de los precios, ya que si el tipo de interés es menor que la inflación el dinero estaría perdiendo valor más rápido de lo que crece.
  • Cancelación anticipada: la definición de plazo fijo no habla de cancelación, pero algunos bancos cobran una comisión si se quiere sacar el dinero antes de su vencimiento. Esta comisión se cobra por los intereses generados, nunca por el capital. Muchos ahorradores utilizan lo que se llama “Depósitos escalonados” y consiste en contratar varios depósitos a plazos diferentes, por si no sabemos cuándo vamos a necesitar el dinero.
  • Productos adicionales: Cada vez son más las entidades financieras que ponen como requisito para contratar un depósito a plazo fijo la contratación de otros productos como pueden ser: domiciliación de la nómina, contratar una tarjeta de crédito, etc. lo que puede hacer que la rentabilidad del depósito disminuya considerablemente.

Gracias por leernos

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

¿Necesitas ayuda?

Llámanos al 975 245 192 o pon aquí tu móvil y te llamamos nosotros. Un gestor personal te atenderá personalmente y sin compromiso.