Llámanos al número gratuito 919049990

Cuando uno decide emprender y montar su propio negocio, siempre piensa en forjar una idea desde los cimientos e ir dándole forma poco a poco. Pero otra de las opciones que existen para ser tu propio jefe es montar una franquicia. Teniendo en cuenta que apenas el 25% de las franquicias cierran antes del quinto año, mientras que el resto de emprendimiento eleva el porcentaje al 80%, esta alternativa se hace más que destacable para aquellos que quieran comenzar su andadura en el mundo empresarial.


Ventajas de la franquicia

Una de las ventajas de que tienen las franquicias es la de montar un negocio que ya se conoce, con una marca líder en el mercado e imagen corporativa incluida. Por ello los esfuerzos –y presupuesto- que hay que invertir en marketing para darse a conocer, serán mucho menores que en el caso de las empresas de nueva creación, partiendo entonces nada más abrir con una clientela que ya nos conoce. ¡Qué más se puede pedir!


La elección de franquicia

Antes de todo esto y para tomar la decisión de a qué franquicia dirigirme, se debe hacer un estudio de mercado, comprobar qué franquicia encajaría con la zona donde quiero montarla. O al revés: tener clara la franquicia que queremos montar pero no el sitio idóneo. Ambas cosas se responderán a través de un buen análisis de viabilidad que nos de bandera verde o roja de llevar a cabo la apertura de una franquicia. Una vez decidida la franquicia, el lugar y tras conocer la inversión inicial, es hora de pasar a buscar la financiación para franquicias.


¿Qué es una franquicia?

Antes de seguir, creemos que es necesario dar unas breves pinceladas de lo que es y lo que no es una franquicia. Cuando hablamos de franquicias nos referimos, según la RAE, a “una concesión de derechos de explotación de un producto, actividad o nombre comercial, otorgada por una empresa o una o varias personas en una zona determinada”. En este caso, el franquiciador cobrará al franquiciado una cantidad estipulada en el acuerdo entre ambos, de manera que durante un tiempo determinado (también fijado en el acuerdo), el franquiciado tendrá derecho a explotar la marca comercial de un modo especificado (ya que el franquiciado tendrá que seguir unos estándares de actuación de acuerdo al know-how de la marca comercial). No podrá por lo tanto, establecer sus propios precios o implantar nuevas herramientas de marketing, ya que esto podría dañar la imagen de la marca comercial de la franquicia en cuestión.

Una vez sabido esto, el emprendedor deberá buscar la financiación para franquicias que se haya fijado. De modo que, es ahora cuando empieza lo más complicado del asunto.  


Métodos de financiación para franquicias

La financiación para franquicias a través del propio franquiciador

En los últimos años, aquellas personas que han intentado abrir una franquicia han encontrado problemas a la hora de encontrar la financiación para franquicias necesaria para desarrollar este modelo de emprendimiento. De modo que aquellos que no contaban con recursos propios o fuentes de financiación privada alternativas a los préstamos y créditos no bancarios (como son la familia y los amigos), veían mermadas las posibilidades de poder abrir este tipo de negocios. Sin embargo, aunque no es lo común, en algunas ocasiones son las propias franquicias las que se lo ponen fácil al franquiciado y ofrecen financiación para su franquicia a buen precio.

Por lo tanto, la primera de las opciones de financiación para franquicias son los acuerdos especiales de préstamos y créditos entre franquicias y entidades financieras.

Bancos como fuente de financiación para franquicias

En segundo lugar nos encontramos con la fuente de financiación más tradicional, que no es otra que los créditos y préstamos aprobados por entidades bancarias.

En este caso, el banco impondrá una serie de requisitos para otorgar la financiación, entre ellos que el propio franquiciado aporte al menos el 30% de la inversión a través de tus recursos propios.

Esto sucede también en el caso anterior. Existen algunas líneas de negocio de los propios bancos destinadas exclusivamente para financiar franquicias. De igual modo que cuando se busca financiación para una idea de negocio nueva, se deberá de presentar un buen plan de negocio que respalde las necesidades de financiación para franquicias que solicitamos.

Financiación para franquicias a través de capitalización del desempleo en pago único

Otra de las modalidades de financiación para franquicias a las que se ha acudido tras la crisis financiera en la que nos hemos visto inmersos, es la capitalización del desempleo en un pago único. Esta modalidad facilita las iniciativa de empleo autónomo abonando el valor actual en un solo pago el importe de la prestación por desempleo a las personas beneficiadas. Los requisitos para poder solicitarlo son los siguientes:

  • Tener pendiente de recibir al menos 3 mensualidades, excepto si se trata de titulares del derecho a la prestación por cese de la actividad , donde son necesarios al menos 6 meses.
  • No haber hecho uso de este derecho en los últimos 4 años.
  • Iniciar la actividad en un plazo máximo de 1 mes desde que se concede.
  • No tendrán derecho a obtener el pago único aquellos que hayan compatibilizado el trabajo por cuenta propia con la prestación por desempleo en los últimos 24 meses. 

Se puede solicitar en la sede electrónica, en la oficina de las prestaciones, oficinas del registro público y por correo administrativo.  

Al ser esta una forma de financiación que no suele ascender a mucho dinero, suele complementarse con otras de las muchas fuentes de financiación para franquicias de las que hemos nombrado o vamos a seguir enumerando a continuación.

Préstamos ICO como financiación para franquicias

Este tipo de préstamos y créditos financiados por el Instituto de Crédito Oficial perteneciente al Ministerio de Industria, Energía y Turismo, o permiten a emprendedores, obtener su financiación para franquicias a un tipo de interés cercano al 5% en el caso de los préstamos a 5 años.

Crowdlending como fuente de financiación para franquicias

Otra de las novedades que introducimos para la financiación para franquicias es el Crowdlending, una nueva modalidad de financiación por la que inversores particulares financian proyectos de franquicias previamente estudiados por las plataformas de Crowdlending como MytripleA.

En el caso de la financiación de una franquicia a través de la plataforma de Crowdlending MytripleA puedes confirmar antes las siguientes cuestiones:

  • Contar con experiencia previa en sector. Si cuentas con experiencia previa en el mismo sector de la franquicia, tus posibilidades de éxito a la hora de conseguir el préstamo se ven enormemente aumentadas. Por ejemplo, si quieres montar una franquicia de una marca de comida rápida, y has trabajado durante 5 años en un restaurante o tienes conocimiento sobre el sector, será muy valorado a la hora de estudiar la solicitud de préstamo.
  • También es importante el poder realizar una aportación propia. La valoración de la solicitud será aún más positiva si tú mismo puedes aportar parte de la cantidad que necesitas para montar la franquicia, dado que este hecho reflejará confianza en el proyecto.

Puedes solicitar en MytripleA tu préstamo para franquicia tanto para financiar la inversión en la apertura como para, una vez esté el negocio en funcionamiento, financiación de circulante o para afrontar los gastos del día a día.

Por lo tanto, plataformas como MytripleA, estudian la solicitud y en caso favorable ponen a disposición de sus clientes inversores la solicitud de préstamo. Esto se podrá aprovechar como campaña de marketing gratuita, al poderse compartir entre los contactos la solicitud de financiación, y así multitud de personas verán que se va a montar la franquicia. Cuando se complete la cantidad solicitada, el franquiciado consigue su préstamo fondeado por personas.

Cada vez son más las franquicias que solicitan financiación en MytripleA en el apartado “Pedir un préstamo”. ¡No dejes de disfrutar de todas sus ventajas!
 Gracias por leernos

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

¿Necesitas ayuda?

Llámanos al 975 245 192 o pon aquí tu móvil y te llamamos nosotros. Un gestor personal te atenderá personalmente y sin compromiso.