Créditos y préstamos, ¿cuáles son sus diferencias?

‹ Volver

Créditos y préstamos

En el área de la economía y las finanzas es muy común utilizar la palabra crédito como sinónimo de préstamo y viceversa. Pero aunque pensemos que significan lo mismo tienen una serie de diferencias que la empresa debe conocer a la hora solicitar financiación, con la finalidad de elegir el producto que más le convenga, bien sea el préstamo o bien el crédito.


¿Qué es un préstamo?

Cuando nos referimos a un préstamo estamos hablando de una operación financiera  en la que el prestamista, que puede ser una entidad bancaria, empresa o particular, entrega una cierta cantidad de dinero a un prestatario con la condición de que dicho importe sea devuelto de manera íntegra en un plazo previamente establecido. A la devolución del préstamo se le suman unos intereses, que representan el precio que paga el prestatario por recibir dinero prestado de una persona ajena.


¿Qué es un crédito?

El crédito para empresas hace referencia a la cantidad de dinero que una entidad concede a su cliente. En este caso el cliente es el que se encarga de administrar su propio dinero, es decir, la propia empresa decidirá qué cantidad de dinero utiliza dentro de la cantidad que se le ha aprobado.


Crédito y préstamo, sus diferencias

La cantidad solicitada en el préstamo y el crédito

La cantidad que se solicita en el préstamo se fija previamente y la recibe el prestatario o solicitante de manera íntegra. En cambio en el caso del crédito, se solicita una cantidad la cual puede ir utilizando según sus necesidades. Una vez se alcance la cantidad aceptada en el crédito, se podría solicitar una ampliación.

El plazo del crédito y del préstamo

En el caso del préstamo se fija de antemano el plazo y tipo de devolución, quedando devuelto íntegramente al finalizar dicho plazo. En el caso del crédito se concede una cantidad que se puede disponer en un plazo. Finalizado ese plazo se negociará la renovación del crédito o la cancelación.

La diferencia de intereses entre crédito y préstamo

Los intereses de los préstamos son aplicados sobre la cantidad total del importe prestado, independientemente de que sea utilizado o no por el prestatario. Sucede lo contrario con los créditos, se podrá negociar el pagar únicamente por lo dispuesto (es decir, por lo que utilizas) o pagar un poco por lo disponible pero no dispuesto también.

Por otro lado, los intereses de los préstamos suelen ser más bajos que los del crédito para empresas.

La amortización de los préstamos y créditos

En el caso del préstamo la amortización se suele realizar de manera periódica (mensualmente, trimestralmente…) a lo largo del plazo del préstamo. Sin embargo en el caso del crédito existe el concepto amortización, dado que se pagarán únicamente unos intereses por la cantidad que se ha utilizado (y por la disponible en su caso).


Características del crédito que se diferencia del préstamo

En resumen:

  • En el crédito la cantidad prestada no se entrega de manera íntegra al prestatario sino que se fija un importe máximo de crédito y a medida que el cliente va necesitando cierta cantidad se le va facilitando el importe. Puede ir disponiéndolo por pequeñas cantidades o de manera parcial.
  • Los intereses que se pagan por recibir dinero ajeno se aplican no al importe total del crédito sino a al dinero que efectivamente dispone el prestatario, es decir, el que realmente gasta.
  • Suele cobrarse una comisión por el dinero que, pese a que no sea utilizado por el cliente, se encuentra disponible de crédito.
  • En el crédito también existe un plazo fijado previamente, pero a diferencia del préstamo, cuando llega e vencimiento, el crédito puede ser renovado.
  • Los intereses del crédito suelen ser más altos que los del préstamo.

Una forma común de adquirir los créditos es a través de una tarjeta de crédito otorgada por una entidad bancaria, donde el prestatario va pagando sin necesidad de disponer los fondos en ese mismo momento, estos importes de pago se le van cargando a la cuenta constituyendo así la deuda. Dicho crédito puede devolverse de tres formas:

  • a fin de mes
  • mediante un porcentaje todos los meses
  • a través de una cuota fija

Existe un tipo de pago que se denomina Tarjeta Monedero que se encuentra a medio camino entre la tarjeta de crédito y el paga en efectivo.


Dependiendo de la finalidad, ¿qué es más recomendable: solicitar un préstamo o un crédito?

Cuando necesitamos disponer de una cantidad de dinero determinada y no sabemos exactamente cuánto es el importe que vamos a necesitar es mucho más recomendable utilizar un crédito con un importe máximo holgado.

Si por el contrario lo que queremos es comprarnos un bien determinado y estamos seguros del importe que vamos a necesitar es más recomendable pedir un préstamo con dicho importe ya que normalmente es más barato, es decir, pagaremos unos intereses inferiores a los del crédito.


En MytripleA podrás conseguir un préstamo y aprovecharte de las ventajas del crowdlending. Solicítalo tu préstamo hoy mismo. 


12-05-2016 , MytripleA

‹ Volver