Llámanos al número gratuito 919049990

Cuando uno se plantea iniciar un negocio cuenta con mucha incertidumbre, adrenalina y ambición para comerse el mundo. Pero no te aturulles, coge papel y boli y plasma todas tus ideas. Llegará el día en el que esas ideas habrá que ordenarlas y crear un plan de empresa o Business plan. 

Una de las primeras necesidades con las que contará tu negocio será la necesidad de financiación. Cuando llegue ese momento deberás contar con un buen plan de empresa. En esta guía vas a encontrar todos los pasos para crear un buen plan de empresa. Sigue leyendo.


El plan de empresa

Empecemos por el principio. El plan de empresa es un documento donde se plasma lo más claramente posible la actividad del negocio y donde se analizan las oportunidades, fortalezas y también las debilidades y amenazadas. También se deben plasmar todas las especificaciones respecto a estrategia, financiera… para llevar a cabo el negocio. 


¿Para qué sirve un plan de empresa?

Un plan de empresa sobretodo, y quizá más importante, permite al emprendedor, mientras se realiza, hacer un estudio y análisis exhaustivo tanto de su nueva idea de negocio como del mercado en el que operará, y así conseguirá una visión global de todo lo que tiene que ver con su nuevo negocio. Además, una vez establecido el negocio y echado a andar, se podrá comprobar la evolución del mismo contrastándolo con el plan de empresa. 

Este plan de empresa tiene un segundo objetivo fundamental que es servir de presentación ante potenciales inversores, colaboradores o proveedores de financiación. Este plan de empresa les servirá para conocer a fondo la idea de negocio, su mercado, su potencial… y así poder valorar el invertir en el mismo o no, o financiar el negocio o no. Por tanto al realizar el plan de empresa piensa en todas estas personas que querrán conocer más sobre el negocio y pónselo lo más fácil posible. 


¿Cómo hacer un plan de empresas?

Vamos a ponernos manos a obra. 

El plan de empresa requiere más tiempo del que parece, por lo tanto mejor ponerse cuanto antes. Empezamos con la infografía resumen y después pasamos a explicar un poco más cada uno.


La infografía de los planes de empresa

Plan de empresa infografía

Tu plan de empresa lo más claro posible

Hay que pensar que a la persona a la que le solicitas financiación (o inversión) no conoce para nada tu negocio empresarial o la actividad que vas a desempeñar, por lo tanto habrá que plasmarlo en un plan de empresa lo más claro y detallado posible.

El plan de empresa es un documento que analiza una oportunidad de negocio y su viabilidad económica y financiera, y desarrolla todas las herramientas y procedimientos necesarios para llevarla a cabo. En estos casos no es recomendable usar un lenguaje demasiado técnico. Sé claro y conciso. El objetivo es que el oyente o lector entienda a la perfección nuestra idea de negocio.


Utiliza ejemplos que ayuden al lector en tu plan de empresa

Puedes utilizar ejemplos que ayuden al lector a entender tu nuevo negocio y más si se trata de emprendimiento o un producto/actividad novedosa.

Por ejemplo, ilustra cuales son los potenciales clientes, las ventajas competitivas, resumen de las inversiones requeridas, proyecciones de ventas y rentabilidad…


Actualización de tu plan de empresa. Es un documento vivo

El plan de empresa requiere actualizaciones según se vaya avanzando con el negocio. Proponte una revisión periódica del plan y actualízalo.

Las características de la empresa no son siempre las mismas, van evolucionando a la par que lo hace la compañía, por lo que es necesario que el plan de empresa se adecúe a la situación actual de la empresa.


Presentación de socios o fundadores en tu plan de empresa

Puedes presentar a los socios o fundadores de la empresa acompañando el plan de empresa con sus Currículums. Indica cómo surgió la idea de negocio, y presenta al equipo promotor señalando el porcentaje de capital de cada uno de ellos y reflejando todas sus capacidades y potencialidades, así como qué aportan a la idea de negocio.


Explica tu negocio con detalle

Qué haces, cómo lo haces, cuándo lo harás, quién lo hará…

Básicamente debes describir la actividad objeto de tu proyecto, hacer un repaso a la evolución del proyecto desde sus orígenes hasta la actualidad y realizar una valoración global del proyecto resaltando sus puntos fuertes y su coherencia.


Los números de tu plan de empresa

En tu plan de empresa debes plasmar los números del negocio. Analiza y plasma la inversión inicial y las necesidades de financiación.

Explica tus costes con detalles, cuánto te cuesta producir un producto, incluyendo costes de mantenimiento, personal, servicios asociados… para calcular exactamente cuánto te cuesta crear una unidad (extrapolable a un servicio); así podrás conocer la rentabilidad esperada.

Incluye tus necesidades de personal, de mobiliario o de bienes de equipo.

Con todo esto podrás calcular un precio de venta al público más que aproximado sumando tu margen de beneficio.


Precio del producto o servicio en tu plan de empresa

Con todo lo anterior podrás calcular un precio de venta al público más que aproximado sumando tu margen de beneficio.

El precio del producto vendrá determinado tras realizar el plan económico-financiero de la empresa en el que vendrá analizado la previsión de ventas y/o consumos y los gastos de explotación, entre otros.


Análisis de la competencia en los planes de empresa

Haz un análisis de tu competencia (si la hay), su cuota de mercado, precios, tamaño, evolución…

Sobre la competencia es necesario considerar los segmentos de mercado a los que se dirige, el tiempo que lleva en el mercado (que será sinónimo de su nivel de éxito) y sus políticas de precios, producto, distribución y promoción (las  denominadas 4 P’s).


El público objetivo en tu plan de empresa

¿Quién es tu público o mercado? Su estudio te ayudará a conocer en detalle a tu cliente: sexo, edad, nivel adquisitivo, gustos…

Debemos ser conscientes de los límites que presenta nuestro mercado. Estos pueden ser físicos, según las características de los consumidores, según los usos del producto o servicio.

Asimismo es necesario que distingamos entre nuestro público o mercado potencial, conjunto de posibles clientes de nuestra oferta comercial, nuestro público o mercado objetivo, los clientes a los que se dirige nuestra oferta, y nuestro público o mercado real, formado por los demandantes finales de nuestro producto o servicio.


Análisis DAFO del plan de empresa

El DAFO es una herramienta que permite analizar la realidad de su empresa, marca o producto para poder tomar decisiones de futuro. Acompaña tu plan de empresa con un análisis DAFO analizando los puntos fuertes y débiles de la empresa, así como las oportunidades y amenazas del mercado:

  • Fortalezas: puntos fuertes de la empresa que suponen una ventaja competitiva sobre el resto de empresas competidoras del sector.
  • Debilidades: puntos débiles de la empresa que suponen una desventaja competitiva sobre el resto de empresas competidoras del sector.
  • Oportunidades: situaciones del entorno que permiten mejorar la situación competitiva de la empresa en el sector.
  • Amenazas: situaciones del entorno que pueden poner en riesgo la situación competitiva de la empresa en el sector.

La Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa (DGIPYME) ofrece una herramienta para poder hacer un plan de empresa ficticio. Pincha aquí para verla.

¡Siguiendo estas directrices podrás hacer un buen plan de empresa! Además, será interesante conocer como solicitar el certificado digital o la CIRBE, que seguro te es solicitada a la hora de requerir financiación. Pero no te preocupes, te lo explicamos todo en nuestros post del certificado digital y de la CIRBE.  


Una vez hecho el plan de empresa ya te puedes centrar en la financiación. ¡En MytripleA puedes conseguir un préstamo desde un 3,90%! Solicita ya el préstamo para tu negocio

Gracias por leernos
¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

¿Necesitas ayuda?

Llámanos al 975 245 192 o pon aquí tu móvil y te llamamos nosotros. Un gestor personal te atenderá personalmente y sin compromiso.